Técnicas y posturas sexuales

Las mejores posiciones sexuales Entrada por detrás

Home ] Posturas sexuales con el hombre encima ] Posturas sexuales con la mujer encima ] [ Posturas de penetración vaginal por atrás ] Posturas de lado a lado ] Posturas sexuales de pie y de rodillas ] Otras posturas sexuales ] La Política del Coger ]

Entrada por detrás

¿No es una expresión muy lograda, verdad?, ¿entrada por detrás?... Pero tal vez su sensación impersonal provenga a resumir el atractivo real del sexo con entrada desde detrás: su voluptuosidad animal. Se aproxima desde luego más que cualquier otra posición al sexo que en otros tiempos practicarían nuestros antepasados y no deja de ser un poderoso estímulo para el hombre que, colocado frente al culo de la mujer, separa los glúteos de ella para permitir la entrada del pene en su físico. Sin duda los hombres codician esta postura más que ninguna otra y tienden a correrse más rápidamente practicando el sexo en esta posición. ¿Y qué pasa con el placer femenino? Las opiniones parecen estar francamente divididas: a algunas les gusta y otras la odian, lo que supone una división de opiniones que probablemente refleje si, al adoptar esta postura, la mujer se siente o no se siente individualmente objeto del sexo más que compañera amada.

Pero partiendo del supuesto de que la pareja quiera adoptarla, ¿cuáles son sus ventajas? En primer lugar el hombre tiene un alto nivel de flexibilidad de movimientos y del tipo de fricción que aplique. Puede moverse con profundidad o no según decida, pero además puede verse a sí mismo entrando y saliendo de la vagina, lo que puede añadir un placer muy poderoso. Su compañera puede mover las caderas en todas las formas posibles, de modo que puede quedarse inmóvil friccionando o puede hallar el tipo apropiado de movimiento frotando con la pelvis hacia delante y hacia atrás. Si el hombre decide inclinarse hacia delante y abrazar a su pareja, podrá servirse de las manos para acariciarle el abdomen y los pechos abordando también el clítoris y sus alrededores. También puede verle los glúteos, lo que supone un fuerte estímulo sexual para la mayoría de los hombres, además de darle libre acceso al ano de ella, lo cual puede resultar excitante para la pareja a la que le gusten los escarceos anales.

A modo de alternativa, el hombre puede quedarse quieto permitiendo a su compañera frotar con las caderas hacia delante y hacia atrás deslizándose sobre el pene… un tipo único de movimiento que resulta diferente y excitante para el hombre, que sugeriría a la fogosidad de su compañera que le rodee el pene. 

Si una pareja piensa que la entrada por detrás no es una postura muy íntima, hay formas de hacer que parezca menos voluptuosa. Un espejo estratégicamente colocado delante de la pareja permitirá a ambos mirarse de frente a los ojos y establecer una mayor conexión, independientemente de que la experiencia de verse a sí mismos haciendo el amor puede resultarles muy sexy de por sí.

Hay muchas parejas que notan que el hombre se desliza hacia fuera cuando hacen el amor de esta forma… aunque esto no tiene nada que ver con el tamaño del pene. El hombre tiene que aprender a establecer un ritmo lento y constante controlando la profundidad de sus roces, para que no se salga al frotar. Y si la mujer mueve también las caderas, puede que la pareja necesite algo de tiempo para dar con el ritmo más confortable. Pero el resultado es que merece la pena.

Descripción de la posición básica de entrada por detrás

La mujer yace sobre el abdomen o bien gatea a cuatro pies mientras su amante se arrodilla detrás (más delante se describe una variante en pie). Él podrá colocar las piernas dentro o fuera de las de ella y luego introducirá el pene. Esto puede precisar un poco de orientación hasta que capten cuál es el ángulo adecuado y puede que la mujer tenga que levantar o bajar las caderas ajustándose a la altura en la que él puede acceder al interior de su vagina. Una vez que ha penetrado, podrá ella cerrar o apretar las piernas para aumentar la fricción y atrapar bien el pene. Él puede friccionar tan lentamente como desee abrazándola por la pelvis o acariciándole todo el cuerpo y jugando con los pechos y el clítoris. Resultará especialmente fácil la fricción profunda, de modo que el hombre podrá estimular la pared interior de la vagina a un nivel imposible en otras posiciones. La intensidad de esta experiencia supone que el hombre se correrá muy pronto y por eso será una forma excelente para terminar de hacer el amor una vez que la mujer haya tenido el orgasmo y el hombre esté dispuesto a disfrutar el suyo.

 posiciones sexuales posiciones posiciones sexuales posiciones  posiciones sexuales posiciones

Variaciones sobre la postura básica de entrada por detrás

El hombre de pie

Una postura muy estimulante y poderosa para el hombre. Se cuenta ciertamente entre las diez posiciones favoritas de los hombres.

posiciones sexuales posiciones  

La mujer tumbada en la cama con el hombre encima de ella

posiciones sexuales posiciones

De nuevo, como en todas estas posiciones, hay muchos grados sutiles de variación que puede descubrir la pareja para su propio disfrute y que pueden añadir toda una nueva dimensión a esta experiencia. Todo depende del ángulo del pene en la vagina y, para el hombre, de su habilidad para ver a su pareja desde la espalda y recibir placer de la auténtica voluptuosidad masculina de este acto. La sensual necesidad del hombre de echar un simple polvo de frente de vez en cuando, suele pasarse muchas veces por alto alegando razones de corrección política o por la inoportuna creencia de que una pareja esmerada nunca quiere sexo por simple sexo. Tal vez sea más fácil hacer bien el amor en esta postura si la mujer se pone una almohada por debajo de las caderas para elevarlas un poco a fin de que el hombre pueda tener mejor acceso a su vagina.

Entrada por detrás… sentado

Puedes hacerlo en una silla con el hombre sentado y la mujer encima de él dándole la espalda (o bien mirándolo de frente aunque desde luego esto difícilmente sería la entrada por detrás). O bien puedes hacerlo como se indica en la figura siguiente. Se trata de una postura muy descansada tanto para el hombre como para la mujer y permite a ella moverse tan rápida o lentamente como desee, bien sea friccionando las caderas de arriba abajo o siguiendo un movimiento circular, o bien con un balanceo muy suave. La profundidad y velocidad del acto sexual quedan sometidas a control. Es una bonita y apacible posición que resulta especialmente ventajosa si alguno de los dos carece de fuerza o está discapacitado.

 

 ¡No Dejes que la Disfunción Eréctil te Deprima - Puede Curarse!

Sabemos que quieres una solución para su disfunción eréctil, y la quieres tan pronto como sea posible. Eso es sólo natural - probablemente estás más preocupados acerca del estado de tu pene y el efecto que éste tiene en tu vida sexual que de cualquier otra cosa.

Los métodos de tratamiento para la disfunción eréctil descritos en este sitio web de verdad funcionan. Haz clic aquí para averiguar cómo.